Técnicas de observación (Parte 1) – Hermenéutica IX

Después de dejar medio abandonado el blog debido a que estuve muy ocupado, regreso con una nueva entrada para hablar sobre el primer paso del fundamento del estudio bíblico: la observación.

Niño observando con unos binoculares

He decidido dividir en 3 partes esta sección, para no cargar tanto la entrada y que la lectura sea más fluida, a la vez que sea fácil de entender y ligera. Como ya vimos, el estudio bíblico consta de 3 pasos fundamentales: observación, interpretación y aplicación.

Para la observación, que es el paso que vamos a estudiar en esta entrada y la siguiente, vamos a ver una serie de técnicas que nos ayudarán a que la realicemos sacando el mayor provecho posible. Es muy fácil pensar que observar consiste en ponernos 5 minutos a mirar algo y ya, pero si leíste la entrada sobre el estudiante y el pez, recordarás que el profesor le hizo observar su pez por varios días. Si sólo observamos sin tomar apuntes o hacer dibujos o diagramas, nuestra observación se verá reducida a muy pocos datos y nos perderemos de muchas cosas importantes que están en cada verso que observemos.

Comencemos, pues, a ver qué podemos hacer para tener el máximo rendimiento durante nuestra observación:

Aprender acerca del trasfondo

Trasfondo: Lo que está o parece estar más allá del fondo visible de una cosa o detrás de la apariencia o intención de una acción.

Diccionario Espasa-Calpe 2005

El Señor usó personas que tenían cierto trasfondo, completamente diferente al nuestro, para escribir la Biblia. Ellos pertenecían a un tiempo específico de la raza humana y por lo tanto poseían un trasfondo histórico diferente, por lo cual se referían a ciertos eventos que pasaron en algún punto de la historia del cual nosotros hoy sólo tenemos algunos datos. También se encontraban en un punto geográfico diferente al nuestro (muy diferente, cabe destacar): ellos eran parte de un pueblo que tenía un idioma, cultura y manera de pensar muy diferentes a nosotros.

Por ejemplo, si le preguntáramos a alguien de aquella época “¿quién es Dios?” ellos dirían “Jehová es mi pastor”. Los hebreos utilizan un cuadro muy diferente al nuestro pues lo que quiere decir es “así como el pastor da su vida por las ovejas, y les da de comer y les da agua, así es mi Dios”. Para ellos “el Señor mi fortaleza” es imaginar un monte donde hay una fortaleza que sirve para refugio. Entonces al observar tenemos que considerar y conocer el trasfondo (como en este caso, saber cómo es que piensan ellos). Si no aprendemos a anotar hasta lo más obvio entonces no aprenderemos a observar, y el trasfondo nos ayudará a ver aquello que debiera ser obvio para nosotros.

¿Conoces la historia de Zaqueo? Tomémosla de ejemplo para que veamos la importancia de conocer el trasfondo:

 Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.

Lucas 19:1-7

Es probable que hayas leído este pasaje muchas veces ya, pero ¿has notado todos los detalles? Voy a usar una pequeña tabla sobre juntaré algunos detalles importantes, para ayudarte. Si ya tienes varios apuntados, ¡felicidades! Comparemos datos y veamos si tienes lo mismo que yo:

Personas Lugares Oficios Adjetivos Cosas
Jesús Jericó
Zaqueo Jefe de publicanos Rico
Pequeño de estatura
Árbol sicómoro

Ya tenemos algunos detalles, pero ahondemos en ellos un poco para comprender mejor. ¿Qué te parece si comenzamos por saber más acerca de Jericó?

Jericó: era una ciudad muy importante en aquella época. Había gente rica que tenía casas en Jericó para pasar el verano debido al calor. También era una ciudad de sacerdotes. Los sacerdotes tenían mucho dinero y de las 24 órdenes sacerdotales que funcionaban en el templo había 18 allí en Jericó. Era una ciudad de gente religiosa, muy correcta y sobretodo de gente con mucho dinero.

Bastante interesante, ¿no? Estos datos nos ayudarían a entender también porqué el Señor Jesús utilizó a Jericó como la ciudad de ejemplo en la parábola del buen samaritano: ir de Jerusalén a Jericó significaba ir por un camino peligrosísimo (aunque corto) ya que gente rica = $$$; con esto, el Señor Jesús atraía la atención de la gente, pues ellos sabían lo peligroso de ese camino y entendían que era fácil que hubiera ladrones . ¿Y recuerdas que se menciona que un sacerdote pasó junto al hombre que fue golpeado? Como ya vimos, Jericó era una ciudad de sacerdotes, por eso es que él transitaba por allí. Pero bueno, no nos desviemos mucho y sigamos con Zaqueo =P .

Zaqueo: Era jefe de los publicanos. ¿Qué era un publicano? Si no vamos al trasfondo histórico no sabremos qué es un publicano y qué significaba esa posición en aquella época. Veamos lo que un diccionario bíblico nos dice (añadiré algo de mi propia cosecha también):

Publicano: Los publicanos eran judíos que se habían dejado contratar por el imperio romano para cobrar los impuestos a los judíos. Los judíos pagaban 12 ó 13 impuestos a los romanos (¡12 ó 13! Y muchos nos quejamos de Hacienda en nuestro país ¬¬). El mayor impuesto era uno que era por cabeza, que fue el que le pidieron a Pedro (si no recuerdas, lee Mateo 17:24-27). Los judíos odiaban y aborrecían los impuestos, pues eran una carga para ellos. Los romanos tenían el control del templo y el sumo sacerdote tenía que ser amigo de Roma. El sentimiento de los judíos hacia un publicano podía ser de llamarlo “traidor”. Lo que esos publicanos hacían era que cobraban más de la cuenta para poder ser ricos.

Mientras más observamos más colorido va tomando la historia. ¿Entiendes ahora por qué la gente murmuraba? ¿o por qué le llamaban “pecador” a Zaqueo? ¿O por qué era rico? Con los detalles que sacamos al observar vamos formando un cuadro que genera mayor entendimiento, y que hace que la historia se vuelva aún más viva y llamativa. Nos falta un detalle, quizás el más importante de todos: el árbol sicómoro.

Sicómoro: es un árbol cuyas ramas empiezan desde muy abajo.

Un árbol sicómoro

Un árbol sicómoro

Vaya, ¿tan importante es saber eso del sicómoro? ¿qué tiene de importante eso? Bueno, recuerda que Zaqueo no era un publicano cualquiera… ¡ERA EL JEFE DE LOS PUBLICANOS! Si un publicano era odiado, no me imagino cuánto desprecio ha de haber recibido Zaqueo. Cuando Jesús llegó, Zaqueo quería verlo, pero como era alguien que no le caía bien a la gente por su posición nadie quería ayudarlo (recuerda que el verso dice que había una multitud). Sin embargo, había un sicómoro más adelante, y como las ramas de ese árbol empiezan desde muy abajo (o sea, no están altas) Zaqueo pudo treparlo sin problema… ¡y así pudo ver a Jesús! ¿No crees que esto es una gran muestra de la provisión de Dios? Desde ese árbol Zaqueo vio a Jesús, y Él le llamó y entonces la salvación llegó a casa de Zaqueo.

Qué lindo, ¿no? Al ver esta historia detenidamente, observando con cuidado y tomando nota del trasfondo en el que se sitúa podemos comprenderla de una forma nueva. En este pequeño ejercicio trabajamos en 3 de las 4 facetas del trasfondo:

I. El trasfondo histórico (el tiempo de Jesús)

II. El trasfondo geográfico (entender cómo era Jericó)

III. El trasfondo cultural (el rechazo de los judíos hacia los publicanos)

IV. El trasfondo idiomático (que estudiaremos en otra ocasión)

¿Ves? Un poco de observación detallada y la historia que seguramente sabes desde niño cobra nueva vida, volviéndose aún más interesante.


Hemos llegado al final de esta entrada sobre una de las técnicas de observación. Espero que esto te anime a estudiar aquellos pasajes que te gustan, y descubras nuevas cosas al observarlos de forma detallada. Me gustaría saber qué detalles encontraste, por lo que te animo a escribir tus comentarios en la parte inferior de la página. ¡Te espero en la siguiente entrada!

¿Algún comentario? ¡Te escucho!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

css.php