Técnicas de observación (parte 2) – Hermenéutica X

Continuamos con la segunda parte acerca de las técnicas de observación durante nuestro estudio de la Escritura. ¿Estás listo para explorar con más detalle aquellos pasajes que te gustan? Acompáñame para saber como observarlos de una mejor manera.

En la entrada anterior aprendimos sobre la técnica de aprender acerca del trasfondo, que es fundamental para poder entender el texto bíblico con mayor claridad ya que éste fue escrito muchos años atrás y necesitamos conocer el trasfondo para captar adecuadamente la idea de un pasaje bíblico. Continuemos en esta ocasión con otras técnicas:

Hacer preguntas

Compartí en una entrada la frase “Preguntas importantes reciben respuestas importantes”, frase utilizada por nuestro maestro de la clase de hermenéutica en el instituto bíblico. Es muy común que cuando queremos obtener más información sobre algo hagamos preguntas, y en el estudio de la Escritura no es diferente. Hacer preguntas nos permite realizar un estudio exhaustivo, pues quizás contestemos una pregunta, pero surgirá otra, y después otra y así sucesivamente, lo que al final nos permitirá tener una gran cantidad de información disponible para su posterior estudio.

Ahora, ¿qué clase de preguntas podemos hacer? Veamos un ejemplo:

Imagina que estás estudiando Filipenses capítulo 4, y te encuentras el siguiente verso:

 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!

Filipenses 4:4

En base a este verso, y toda la carta, podrías hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Quién lo escribió?

El apóstol Pablo

  • ¿Dónde estaba él y que estaba sucediendo cuando lo escribió?

Pablo estaba… ¡en la cárcel! Y aún así escribió “¡regocijaos!“.

  • ¿A quién le fue escrito esto?

Fue escrito a una iglesia existente en Filipos en aquel tiempo; sin embargo, también para nosotros.

  • ¿Dónde estaban los receptores y qué estaba sucediendo cuando recibieron este mensaje?

Esta respuesta la dejo de tarea a los lectores 😉 .

Como puedes notar, se pueden formular un sinfín de preguntas, pero si al principio no tienes una idea clara de qué preguntas puedes formular puedes utilizar las 6 preguntas del reportero, que son:

  • ¿Qué?
  • ¿Cuándo?
  • ¿Cómo?
  • ¿Dónde?
  • ¿Quién?
  • ¿Por qué?
Un hombre siendo entrevistado por reporteros

Preguntas del reportero… sí, algo así. =P

Estas 6 preguntas son muy útiles para obtener información rápida y bien estructurada de un pasaje o versículo en específico. ¡Anímate a añadir más preguntas a tu estudio!

Escribir nuestra propia paráfrasis

Hacer una paráfrasis es, en términos coloquiales, “decir lo mismo sólo que utilizando otras palabras”. Debemos tratar de expresar la misma idea de un verso utilizando palabras y frases diferentes a las del texto original, ya que esto nos ayudará a poner más atención a las palabras y a comprender mejor. Veamos un ejemplo:

 “La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”

Cicerón

Paráfrasis: es tan malo mentir como ser cómplices de una mentira.

Al hacer una paráfrasis podemos entender de una mejor manera un texto. Nuestro maestro de hermenéutica nos decía que “si no puedes explicar algo, es porque no lo entiendes“, y es algo muy cierto. Si uno no puede expresar una idea utilizando otras palabras es porque aún falta comprender completamente aquello que se está tratando de explicar.

Lecturas repetidas

No es suficiente leer un versículo una vez y pensar que ya comprendimos todo sobre él. Nuestro maestro nos decía que antes de pasar al púlpito a exponer nuestro estudio, sería una buena idea haber leído el texto a exponer al menos unas 50 veces… ¡50 VECES! Podría parecer mucho, pero recordemos que estamos observando, y por tanto tenemos que leer con atención, y no detenernos aunque ya lo hayamos leído muchas veces; Dios puede dejar caer una verdad para nuestra vida por ser fieles en la observación.

Notar las palabras o ideas repetidas

¿Recuerdas aquel pasaje cuando Faraón tuvo dos sueños? José le dijo “cuando algo se repite es porque es seguro de parte de Dios”. Algunas ideas o pasajes en la Bibliase repiten, lo cual indica que hay algo de importancia y por tanto ese algo tiene que remarcarse varias veces. Un pasaje que se me viene a la mente es el siguiente:

 Os hice estar a diente limpio en todas vuestras ciudades, y hubo falta de pan en todos vuestros pueblos; mas no os volvisteis a mí, dice Jehová. También os detuve la lluvia tres meses antes de la siega; e hice llover sobre una ciudad, y sobre otra ciudad no hice llover; sobre una parte llovió, y la parte sobre la cual no llovió, se secó. Y venían dos o tres ciudades a una ciudad para beber agua, y no se saciaban; con todo, no os volvisteis a mí, dice Jehová. Os herí con viento solano y con oruga; la langosta devoró vuestros muchos huertos y vuestras viñas, y vuestros higuerales y vuestros olivares; pero nunca os volvisteis a mí, dice Jehová. Envié contra vosotros mortandad tal como en Egipto; maté a espada a vuestros jóvenes, con cautiverio de vuestros caballos, e hice subir el hedor de vuestros campamentos hasta vuestras narices; mas no os volvisteis a mí, dice Jehová. Os trastorné como cuando Dios trastornó a Sodoma y a Gomorra, y fuisteis como tizón escapado del fuego; mas no os volvisteis a mí, dice Jehová.

Amós 4:6-11

En este pasaje lo que yo puedo notar es que hay no sólo una idea repetida, sino dos:

  1. “No os volvisteis a mí”
  2. “Dice Jehová”

¿Por qué no juntar ambas y tomar toda la idea “no os volvisteis a mí, dice Jehová“? Porque, en mi caso, considero importante qué es lo que se dice que el pueblo no hizo y quién lo está diciendo. Dios mismo es quien está reprochando esto al pueblo, y eso es algo importante que hay que notar. Como seguramente estarás pensando ya, hay muchísmos lugares en la Escritura, incluso en libros diferentes, donde hay ideas o conceptos que se repiten, ¡anímate a encontrarlos y estudiarlos!

Buscar aplicaciones específicas

Este paso signifca que debemos notar, por ejemplo, si hay una promesa en el texto, si es un mandamiento o si hay algún ejemplo a seguir o algún mal ejemplo que haya que evitar. Debemos preguntarnos qué aprendemos en ese pasaje, y ser prácticos, sin tocer ni tergiversar lo que el verso está diciendo. Podemos obtener un ejemplo de esto tomando la historia de Ananías y Safira, de la cual podemos sacar anotaciones como “no debemos mentir”, o “mentir trae graves consecuencias”. Veamos otro verso:

 El hombre perverso levanta contienda, y el chismoso aparta a los mejores amigos.

Proverbios 16:28

¿Alguna aplicación específica que haya en este verso? Es muy clara: ¡No debemos ser chismosos! Es triste cuando alguien aparta a verdaderos amigos por comentar chismes que generan discordia, y si somos chismosos, haremos exactamente eso. De este verso sacamos una aplicación muy clara y muy sencilla, aplicable a nuestra vida diaria y totalmente validada por la Escritura.

Imagen rettro de mujeres chismeando

No iba a colocar imagen aquí, pero me encantan las imágenes retro y encontré esta. 😛

Nota: Si en algún momento dudas de que la aplicación que hayas sacado de un verso pueda ser correcta, lo mejor que puedes hacer es acercarte con tu pastor, y él te puede ayudar a confirmar o clarificar tu idea.


 

¿Estás observando la Escritura? Con estas nuevas técnicas puedes ampliar el estudio que estés llevando a cabo, y sumergirte en un nuevo mar de conocimiento y sabiduría que se encuentran en la Biblia, la cual, como vimos, nos ayudará a conocer más a Dios y a entender sus propósitos. ¡Continúa observado!

css.php