Introducción a la interpretación – Hermenéutica XII

El segundo paso en la hermenéutica es la interpretación. En esta entrada veremos algunos aspectos fundamentales, antes de poder conocer los principios de interpretación que nos ayudarán a comprender mejor la Escritura.

Interpretación en la hermenéutica

Una vez que hemos observado con atención la porción de Escritura que estamos estudiando, es necesario dar el siguiente paso: la interpretación del texto. En esta entrada en particular nos centraremos en 3 aspectos principales a tener en cuenta a la hora de interpretar un texto en la Biblia.

Determinar el tipo de literatura

Ya que Dios nos habla en lenguaje humano común, debemos saber que hay diferentes tipos de literatura. Algunos ejemplos de tipos de literatura que podemos encontrar en la Biblia son:

  • Narraciones históricas
  • Simbología
  • Material legal (leyes)
  • Poesía
  • Parábolas

En ocasiones, la Biblia contiene varios tipos de literatura dentro de un mismo verso o pasaje. Debemos aprender a reconocer el tipo de literatura antes de interpretarla. ¿Por qué? Porque no podemos interpretar los 10 mandamientos igual que el verso que dice “los árboles darán palmadas de aplauso”. Es obvio que un mandamiento es más literal que ver árboles aplaudiendo, ¿no crees?

No creo que esto sea exactamente lo que dice Isaías 55:12.

Es necesario considerar también que Dios ha escogido diferentes formas literarias para comunicarnos Su verdad. Debido a ello  necesitamos reconocer la clase de literatura que estamos estudiando para entender la verdad que se nos está comunicando.

Usar la Escritura para interpretar la Escritura

Estoy casi seguro que has escuchado a personas decir que la Biblia se contradice a sí misma. Es uno de los argumentos más utilizados para atacar al cristianismo (incluso a alguna que otra religión). Sin embargo, un punto que tenemos que tener muy en claro como cristianos es que la Biblia NO puede contradecirse a sí misma porque es inspirada por Dios.

Si encontramos un verso o pasaje que parece contradecir a otro verso, necesitamos mantenernos atentos ya que al continuar estudiando encontraremos un pasaje que nos brinde más luz para entender.

Veamos un ejemplo:

 …porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo,  ni la incircuncisión,  sino la fe que obra por el amor.

Gálatas 5:6

Mi identidad en Cristo Jesús no depende de circuncisión o incircuncisión. Lo que hallamos es que en Cristo Jesús circuncisión o incircuncisión no significan nada, sino que lo importa es la fe que obra por el amor.

De este verso podrían salir mil y un debates ya que, si recordamos, la ley mandaba circuncidarse. Sin embargo, en otro pasaje encontramos el mismo pensamiento (por el mismo escritor, Pablo):

 La circuncisión nada es,  y la incircuncisión nada es,  sino el guardar los mandamientos de Dios.

1 Corintios 7:19

Encontramos el mismo pensamiento de Gálatas, que la circuncisión o incircuncisión no son nada, pero Pablo añade que lo importante es el guardar los mandamientos de Dios.

Vemos entonces que el mensaje de Pablo es que guardar los mandamientos de Dios es la fe que obra por el amor. Si guardamos los mandamientos manifestaremos la obediencia por medio del amor, porque el mandamiento de Dios es amarlo a Él y amar al prójimo.

Recordamos nuevamente: si hay un verso que parece contradecir a otro, tenemos que mantenernos atentos , con el corazón y nuestra mente abiertos porque luego encontraremos algo que arroje más luz sobre ese pasaje que parece contradictorio.

Determinar el contexto

Este paso es extremadamente importante; es un pilar fundamental en la interpretación de la Escritura, y muchas veces lo pasamos por alto. Hay un dicho que nuestro maestro nos dijo y que me gustó muchísimo:

“Un verso fuera de contexto es un pretexto”

Dentro del estudio bíblico tenemos que estar bien seguros del contexto que rodea a los pasajes que estamos leyendo. Algunos tipos de contexto que debemos tomar en cuenta son:

  • Histórico
  • Geográfico
  • Cultural
  • Idiomático

Tomando en cuenta el punto anterior sobre usar la Escritura para intepretar la Escritura, veamos el siguiente verso:

Por tanto,  acordaos de que en otro tiempo vosotros,  los gentiles en cuanto a la carne,  erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.

Efesios 2:11

Aquí el contexto que tenemos que comprender es el histórico: los gentiles en la carne no eran descendientes de Abraham, y por lo tanto no estaban circuncidados. Los hijos de Abraham (los judíos) sí estaban circuncidados, por lo cual ellos eran “la circuncisión”. No obstante, vemos en la Escritura que no importa si somos gentiles o judíos, sino que expresemos nuestra fe en el amor.

Imagínate vivir bajo el mando de los fariseos que no tolerarían a un incircunciso. ¡En aquel tiempo lo apedrearían! Por ello es importante entender el contexto histórico.

Lo que importa para que el sigue a Cristo es que guarde los mandamientos, sea judío o sea gentil. El cristiano debe ser una persona de fe que obre por el amor. Encontramos también que Pablo dice que no importa el linaje de donde venimos, sino que confiamos sólo en el Señor.

En su momento, esto era difícil de entender para los judíos. Quizás para nosotros no sea “tan difícil” comprenderlo ahora, pero si tratamos de ubicarnos en el contexto histórico y cultural en el que ellos vivían llegaremos a entender mejor el mensaje.

Conclusión

La interpretación es un paso muy importante de la hermenéutica, y debemos ser cuidadosos de ejecutarla adecuadamente.  En las próximas entradas estaremos aprendiendo principios de interpretación, que son básicamente reglas establecidas que deberemos seguir para no cometer errores. ¡Te espero en las próximas entradas sobre hermenéutica!


Fotografía de cabecera por madeleine ragsdale.

 

css.php