Herramientas para el estudio bíblico (Parte 2) – Hermenéutica VII

Después de mencionar algunas herramientas para nuestro estudio, veremos cuatro más que hará que el estudio de la Escritura sea mucho más interesante y productivo. ¿Quieres conocerlas? ¡Sigue leyendo!

Continuamos con el tema de las herramientas necesarias para el estudio bíblico. Espero que estés pasando lista de las herramientas que ya posees actualmente, y que tengas ánimo de conseguir las que te hagan falta. Veamos las cuatro herramientas restantes.

5. Diccionario bíblico

La diferencia con un diccionario de la lengua es que en un diccionario bíblico obtendremos datos importantes sobre palabras, personas, objetos y conceptos que se mencionan expresamente en la Escritura. Es muy probable que en el diccionario de la Real Academia Española podamos hallar la definición para la palabra “gloria”, la cual será muy general. Sin embargo, en un diccionario bíblico la definición que se nos daría aportaría detalles clave para entender dicha palabra en un contexto bíblico. Usaré esta palabra como ejemplo para ver la diferencia:

 1. En algunas religiones, paraíso, lugar a donde van los bienaventurados después de la muerte y en el que pueden disfrutar de la visión de Dios.
2. Fama, reputación
3. Gusto, placer

Diccionario de la Real Academia Española

Curioso, ¿no? Ahora veamos la definición del Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo Testamento Vine:

 tip’eret (תִּפְאֶרֶת, H8597), «gloria, belleza, ornamento, distinción, orgullo». Este vocablo se encuentra unas 51 veces en todos los períodos del hebreo bíblico.

El término expresa «belleza» externa: «Harás vestiduras sagradas para tu hermano Aarón, que le den gloria y esplendor» (Éxo_28:2 RVA : primera mención del vocablo). En Isa_4:2, la palabra califica el fruto de la tierra como la «belleza» o el «adorno» (LBA) de los sobrevivientes de Israel.

Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo Testamento Vine

Como te podrás dar cuenta, a pesar de que ambos diccionarios nos definen la palabra “gloria”, el diccionario bíblico nos aporta muchos más detalles necesarios para nuestro estudio, tales como la palabra hebrea, o las veces en que se encuentra a lo largo de la Escritura (en el AT, en este caso). Puedes encontrar detalles sobre ciudades, nombres, etc. Sin duda, una pieza clave para el estudio bíblico. Algunos de los diccionarios que posee y puedo recomendar son:

  1. Diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo VINE, de Editorial Caribe.
  2. Nuevo Diccionario Biblico Ilustrado Vila-Escuaín, de Editorial CLIE
  3. Diccionario bíblico: Mundo Hispano, de Editorial Mundo Hispano

Hay muchos otros, pero mi sugerencia es consultar con tu pastor cuáles utiliza él, para que así puedas tener una mejor referencia en cuanto a material de estudio.

6. Concordancia

Una concordancia nos ayuda a saber cuántas veces aparecen en la Biblia  las palabras que estamos buscando y cómo son utilizadas en diferentes lugares. Por ejemplo, la palabra “fe”, en hebreo “emunah”, aparece un total de 49 veces en la Escritura en el Antiguo Testamento, según la Concordancia Strong. Excelente dato, ¿no crees? Una vez que comencemos a estudiar las 3 partes fundamentales del estudio bíblico, veremos por qué es necesario saber cuántas veces encontramos una palabra en la Biblia y el contexto en el cual éstas se encuentran.

7. Atlas bíblico

Reykjavik con auroras boreales

Sí, Reykjavik enamora…

Imagina esta situación: un amigo tuyo regresa de un viaje de Lituania, y comienza a decirte: “Lituania es impresionante. Fíjate que viajé desde Vilnius hasta Kaunas, y de allí viajé a Klaipèda. Regresé a Vilnius y de allí me dieron ganas de viajar a Reykjavik. Como ya no tenía dinero para seguir viajando, volví a Vilnius para tomar mi avión a casa“. Lo más que podrías decirle sería “¡Genial! ¿Tienes fotos?“, pero seguramente sería como si te hubiera estado hablando en chino, ya que a menos que conozcas Lituania de pe a pa, creo que al igual que yo no tienes ni idea de si Vilnius, Kaunas, Klaipèda y Reykjavik son ciudades, pueblos o aldeas.
Para aclarar un poco, déjame decirte que Vilnius es la capital de Lituania, y Kaunas y Klaipèda son algunas de las ciudades más importantes de dicho país. ¿Y qué crees? Reykjavik no es una ciudad de Lituania, sino la capital misma de Islandia. Entonces, creo que más impresionante que las fotos que tu amigo pudiera mostrarte, sería saber que el recorrido total de tu amigo fue de aproximadamente ¡25330 KILÓMETROS! (Porque tu amigo es mexicano y viaja desde la Ciudad de México 😉 )

Pero, ¿por qué dediqué tanto tiempo a este ejemplo? Porque muchas veces, al leer la Biblia, no tenemos ni la más mínima idea de los lugares acerca de los cuales leemos. Para conocer más acerca de los lugares que la Biblia menciona será necesaria utilizar un atlas bíblico. Un atlas es una colección de mapas de diversos tipos, ya sea universales, mundiales, nacionales, o también pueden ser topográficos, geográficos o temáticos.

¿Recuerdas el verso que dice que los israelitas iban desde Dan hasta Beerseba para adorar frente a uno de los becerros de oro de Jeroboam? ¿O aquel momento donde Josué le ordenó al sol que se detuviera en Gabaón, y a la luna en el valle de Ajalón? ¿Dónde quedan esos lugares? Hay muchos ejemplo más, pero utilizaré el sencillo ejemplo que nuestro maestro del curso de Geografía Bíblica (que también fue el mismo maestro de la clase de Hermenéutica) para mostrarnos cuán poca idea tenemos del mundo de la Biblia:

¿Recuerdas el viaje de los magos de Jerusalén a Belén? ¿Cuánto tiempo crees que duró? Quizás tengas la idea de que el caballo, el elefante y el camello (que ni siquiera se mencionan en la Escritura  ¬¬) se han de haber agotado mucho durante el viaje. Pues, ¿qué crees? Consultando diferentes fuentes, la distancia aproximada entre Jerusalén y Belén es de 8.5km. ¡Esto nos salvaría de cometer un error gravísimo! Imagina que, compartiendo con alguien sobre este tema, mencionaras el “larguísimo viaje de los magos”. Debido a que no dispongo actualmente del mapa con distancias, me remito a colocar una imagen de uno de los mapas que de La Biblia de las Américas, donde puedes observar la cortísima distancia entre Jerusalén y Betel.

Mapa para el estudio bíblico

¿Ves que los mapas son útiles?

 

8. Comentario bíblico

Un comentario bíblico es la conclusión a la que llega un estudio de la Escritura. Muchos hombres a lo largo de los siglos han dedicado sus vidas a estudiar la Palabra de Dios. Después de pasar tiempo aplicando los principios de Hermenéutica y meditando a la luz del Espíritu Santo, dichos hombres escribieron las conclusiones a las que llegaron después de su estudio. Necesitamos al menos uno, o si tenemos, varios. Un comentario no es el punto de partida, sino el final de un estudio bíblico. Al terminar nosotros de estudiar un pasaje, debemos comparar nuestra conclusión con la de otros hombres, ya que al comparar nuestras conclusiones con las de otros hombres podemos darnos cuenta de varias cosas.

¿Qué comentarios recomiendo? Bueno, considero que es mejor preguntar a tu pastor cuáles utiliza él para su estudio, ya que así podrá ayudarte también a analizarlos.


 

Bueno, hemos llegado al final del tema de herramientas para el estudio bíblico. Espero estas entradas hagan que estén deseosos de escudriñar las Escrituras para encontrar a Aquel que es el Autor de las Escrituras: Cristo mismo. Si tienes algún comentario o sugerencia, ¡no dudes en expresarlo! Me encantaría saber tu opinión acerca de este tema. ¡Hasta la próxima!

css.php