¿Dónde te has metido, Alan?

Tenía tiempo de no visitar este sitio. Lo he tenido bastante abandonado últimamente, pero no sin razón. Han pasado muchísimas cosas desde la última entrada que escribí y creo que eso hizo que dejara de tener tiempo para el blog.

¿Qué ha sido de mí? Bueno, primeramente dejé mi trabajo como maestro. Sí, no me lo hubiera imaginado, pero llegó el momento donde dije “basta” al sistema educativo nacional. Amo la docencia, me encanta enseñar y compartir lo que sé con los demás… pero fue suficiente. No podía tolerar la indisciplina y el hecho de que no pudiera hacerse más con algunos casos especiales.

Ha sido una de las decisiones más difíciles que he tomado, puesto que me enfrentaba a un futuro incierto. Sin embargo, creo que fue la decisión correcta puesto que llegó un momento donde mi vida espiritual también estaba siendo influenciada y afectada por todas las cosas que allí se movían.

Al abandonar mi trabajo decidí enfocarme en el negocio de la familia: el cultivo de peces. Hace unos diez años mi papá decidió construir una pequeña granja acuícola, y allí está. Nunca se le ha podido dar el seguimiento que merece puesto que nuestros trabajos absorbían la mayor parte del tiempo, pero ahora decidí trabajar a tiempo completo allí. No es un negocio fácil ya que nos dedicamos específicamente a la reproducción, y no siempre hay clientes.

Pargo UNAM

Algunos ejemplares de nuestra granja. La especie se llama “Pargo UNAM”.

No obstante, ha sido un tiempo de bendición y gracias a Dios estamos a punto de recibir la certificación necesaria para poder estar en regla con los requisitos que el gobierno pide para poder vender libremente a cualquier parte del país. Esto no hubiera sido posible si no hubiera salido del colegio donde daba clases. Allí veo que Romanos 8:28 realmente se hace una realidad:

 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Romanos 8:28

A veces me resulta difícil pensar que haya dejado la seguridad laboral para comenzar una vida como autónomo. Realmente nunca he trabajado en algo diferente a la docencia, lo cual me hacía sentir muy inseguro. Pero me he dado cuenta que me gusta trabajar con la granja. Sí, a veces es pesado. Con el asunto de la certificación tenemos que arreglar varias cosas para cumplir con algunos requisitos oficiales, y eso involucra estar metido horas y horas allí. Ahora mismo nos encontramos arreglando unos caminos que se enlodan cuando llueve mucho o tiramos mucha agua en el pasto, y eso requiere pasar varias horas con una pala, bajo el sofocante calor de la región.

¿Vale la pena? Definitivamente. Gracias a Dios hemos tenido nuevos clientes y también hemos hecho nuevas amistades. Entablé amistad con el presidente de la Asociación Ganadera Local, así que hay un nuevo mercado allí abierto. Yo no soy ingeniero, médico veterinario, doctor, biólogo o licenciado, y sin embargo la gente me llama por todas esas profesiones: “Ingeniero Alan”, “biólogo”, “Licenciado Alan”. Me causa mucha curiosidad y la verdad es que les he tenido que decir que no cuento con una carrera universitaria, a lo que ellos responden con sorpresa. Por eso creo que Proverbios 3:3-4 es real:

 Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón;  y hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres.

Proverbios 3:3-4

No estoy diciendo que sea alguien muy espiritual. Sencillamente la palabra de Dios se cumple si buscamos Su voluntad. La verdad es que sin lugar a dudas no podría haberme hecho de la amistad de los de la Asociación Ganadera si no fuera por la ayuda de Dios. Las personas me han recibido con mucho cariño y están dispuestas a enseñarme muchísimas cosas que yo desconozco… y eso que mi abuelo ha sido administrador de un rancho por más de 30 años ¬¬.

Por cierto, si quieres conocer nuestra pequeña granja visita nuestra página web o la página de Facebook. ¡Un like siempre es bienvenido! =D

Algunos de los nuevos amigos ganaderos. Fuimos a conocer un rancho y a aprender más sobre el sistema silvopastoril. Yo aprendo sobre ganadería y a la vez propongo proyectos acuícolas.

También decidí tomar un giro en cuanto al inglés: ejercer como traductor. Es muy cierto que el hecho de saber un idioma nuevo no te hace automáticamente maestro, traductor o intérprete. Cada una de esas profesiones tiene su grado de complejidad, y también requieren una preparación diferente. Por el momento sólo he hecho traducciones voluntarias para The Ugly Duckling Company y también he colaborado con la traducción del sistema operativo elementary OS. Estoy ganando experiencia y me he dado cuenta que traducir es mucho más difícil de lo que parece. Espero en Dios seguir formándome en esa área y ver si es Su voluntad que pueda ejercerlo como trabajo. Además, ser traductor es una forma de vida, te engancha.

Ayudé a traducir este juego. Es acerca de preguntas de temas variados, para conversar en la mesa, literalmente.

Por último, me dejé crecer la barba y el bigote. Sí, otra vez. Lo había intentado antes pero me decían que me veía con cara de malo, ja, ja, ja. Una amiga me dijo “déjate crecer la barba, haz un cambio” y pues decidí intentarlo. No pondré foto de eso por ahora, mejor esperaré a que crezca mucho más, ja, ja, ja.


En conclusión, mi vida dio un giro inesperado y estoy adentrándome en terrenos desconocidos. Sin embargo, creo firmemente que si Dios está conmigo, caminaré en la dirección adecuada. Siempre hay montes y hay valles pero, como dice un coro que me gusta mucho, Dios va conmigo siempre. Es cuestión de tener fe, y confiar plenamente en Su voluntad.

Si has leído hasta aquí, mil gracias. Como tengo escrito en el “acerca del blog”, éste es un espacio donde escribiré de cosas muy variadas, y hoy quería compartir lo que me ha pasado últimamente. Te dejo con la letra del coro que mencioné unas líneas atrás, espero que sea de bendición para tu vida.

Oigo al Salvador llamando.
Va conmigo siempre, hasta el fin.
Va conmigo por los valles,
Va conmigo siempre, hasta el fin.